Generalidades de Colombia

 

Pueblos precolombinos

A finales del siglo XV numerosos pueblos indígenas se distribuían por la geografía de lo que hoy es territorio colombiano. Diversas etnias y tribus con niveles de evolución diferentes que abarcaban desde los valles más ricos hasta las montañas andinas y las tierras bajas.

sanagustin.jpg (128795 bytes)
Al sur del departamento de Huila se encuentra el parque arqueológico de San Agustín, reconstruido en lo que fuera el centro de la cultura de San Agustín.

Los más avanzados eran los chibchas o muiscas que habitaban en la meseta y valles de la cordillera andina oriental, fundamentalmente en los departamentos de Cundinamarca y Boyacá. Su estructura politica, social y económica asi como su desarrollo cultural los sitúan como los pueblos más importantes de la etapa americana anterior a la colonización europea. En realidad el término muisca no se refiere a una civilización en concreto sino a un grupo de pueblos que compartian una misma lengua. A pesar de identificarse con Colombia, bajo este nombre también se agrupaban otros pueblos situados desde el lago de Nicaragua al norte, hasta el sur de Ecuador. De modo que todos ellos eran considerados chibchas.

Antes de la llegada de los primeros españoles, los pueblos que formaban la civilización chibcha tenían una tradición de organización productiva avanzada. Elaboraban el algodón para convertirlo posteriormente en mantas e indumentaría, y obtenían sal, al desecar estanques naturales salinos. Asimismo basaban su desarrollo comercial y cultural en el conocimiento cientítico. Aplicaban un sistema matemático y astronómico sumamente preciso  que les permitió realizar todo tipo de mediciones de superficie y crear un calendario propio, cuya elaboración no difiere en demasia del ideado por los europeos y otras civilizaciones avanzadas americanas.

Los pueblos que ocupaban la zona oriental de Colombia mantenían una férrea organización política tendiente a la unidad de pequeños cacicazgos locales de tipo sacerdotal y estados soberanos (agrupaban bajo su mando entre 6 y 12 tribus, aproximadamente). La organización urbanistica y social estaba regida por la economía: la mayoria de la población se dedicaba a la agricultura cultivando camontes, papas, mandioca o algodón entre otros productos, y vivían en aldeas rurales. En tanto que otros estamentos sociales, como orfebres y artesanos, religiosos, militares o gobernantes habitaban en las ciudades.

chibcha.jpg (113625 bytes)
Urnas funerarias de cerámica, elaboradas por las tribus Chibchas. Se observa la ornamentación antropomorfa y zoomorfa característica del arte chibcha.

Los chibchas de la región occidental cultivaban el arte y la estéctica como un culto. Utilizaban plumas de aves, algodón teñido y sobre todo metales (cobre, oro y particularmente tumbaga, una aleació con oro de bajos quilates) para el ornarmento personal, fabricando pendientes, brazaletes, petos, coronas, narigueras y otros elementos con valor de joya. Para ellos dominaban todas las técnicas de obtención de metales. El oro lo extraían directamente de las venas auríferas mediante la pulverización de la piedra y luego la decantación y tamizado de las aguas fluviales mediante palanganas de terracota.

Entre estos chibchas se hallaban otros pueblos evolucionados como los quimbayas del valle del Cauca o los tayrona, habitantes de la sierra Nevada de Santa Marta, donde quedaron vestigios de su notable arquitectura: plazoletas, canales, murallas, escalinatas, etc.

 

La conquista española

El norte de Sudámenca fue llamado «Tierra Firme» por Cristóbal Colón y sus navegantes Alonso de Ojeda, Juan de la Cosa, Vicente Yáñez y Américo Vespucio, quienes realizaron diversos viajes de exploración entre 1499 y 1503. El primer mapa de l a costa de La Guajira colombiana fue realizado por De la Cosa en 1500. Pero hubo que esperar una década para que los conquistadores españoles, impulsados por el descubrimiento del océano Pacífico por Vasco Núñez de Balboa, en 1513, se lanzaran a la busqueda de nuevas tierras interiores. Exploraciones cuyo objetivo no era otro que encontrar las legendarias tierras de «El Dorado». En 1519, y desde el sur, Francisco Pizarro comenzó la exploración, continuada tres años más tarde por Pascual de Andagoya, quien avanzó hasta las tierras en las que se asienta actualmente Cali.

catedcart.jpg (118062 bytes)
La Catedral de Cartagena de Indias comenzó a construirse en 1575.

En ese avance de los conquistadores hacia el interior fuerón fundándose las ciudades del futuro: Santa Marta, en 1525, por Rodrigo de Bastidas; Cartagena, en 1533, por Pedro de Heredia; Popayán y Cali, en 1536, y Santafé de Bogotá, en 1538, por el licenciado en Derecho Gonzalo Jiménez de Quesada. Este conquistador había iniciado su expedición a la busqueda de «El Dorado», en 1536, al mando de un grupo de 70 hombres y remontó el río Magdalena hasta llegar a las tierras del cacique Bogotá. Ese objetivo, marcado por la ambición de oro y metales preciosos, marcó la conquista del territono colombiano. Después del descubrimiento de los templos de Sogamoso y Tunja, Jiménez de Quesada se encontró con otras dos expediciones que, provenientes de diferentes puntos, perseguían el mismo objetivo: la expedición del gobernador de Quito, Sebastián de Belarcázar, y la de Nicolás de Federmán, que atraído por la leyenda había partido desde las costas venezolanas, para internarse en la futura Colombia.

A pesar de que ninguno encontró la meta buscada, en su camino dejaron fundado muchos pueblos y ciudades, que se convertirían prontamente en colonias españolas.

Geología

stolen.jpg (63503 bytes)
Afloramiento de rocas muy antigua del escudo precámbrico Guayanés, cerca de Puerto Carreño, departamento de Vichada, en la confluencia de los ríos Meta y Orinoco y junto a la frontera con Venezuela.

 

Colombia es un verdadero mosaico geológico que va desde las formaciones más antiguas de la era Precámbrica hasta las más recientes del Cuaternario.

En el oriente, en la Orinoquia y en la Amazonia, las rocas más antiguas son las del macizo o escudo Guayanés, que durante el Precámbrico constituyeron una superficie de erosión que hoy se encuentra convertida en un peniplano que en algunos lugares aflora a la superficie formando serranias de poca elevación, como la de Chiribiquete, en tanto que en buena parte se halla recubierta por sedimentos terciarios y cuaternarios, como ocurre en las cuencas sedimentarias del río Meta y del río Putumayo. El remate occidental del escudo lo constituye la serranía de la Macarena.

El occidente, lo que hoy es ocupado por el sistema de cordilleras andinas fue durante el Precámbrico de dominio marino. Es la zona geológicamente más inestable, con fallas geológicas muy activas y con los índices de sismicidad más altos del país. En el Paleozoico surgen los basamentos de la cordillera Central, rocas metamórficas sobre las cuales se depositaron materiales volcanicos especialmente del Terciano. Una buena parte de los volcanes colombianos esta ubicada en esta cordillera. La cordillera Occidental esta constituida principalmente por rocas cretáceas sedimentarias y eruptivas, recubiertas por materiales volcánicos terciarios. Lo que hoy es la cordillera Oriental fue durante buena parte de la era Paleozoica y Mesozoica un mar interior en el que se depositaron sedimentos, especialmente en el Cretácico, que fueron recubiertos por sedimentos terciarios y cuaternarios en un ambiente continental. Uno de estos depósitos es la actual sabana de Bogotá. Las cordilleras se levantaron a finales del Terciario produciéndose importantes plegamientos y fallas. Tal levantamiento, que geólogos denominan «paroxismo andino», se evidencia en el hecho de encontrar rocas formadas en el ambiente marino Cretácico a alturas superiores a los 4.000 metros sobre el nivel del mar, como ocurre por ejemplo con las areniscas del Páramo de Sumapaz (Cundinamarca).

llanura.jpg (91544 bytes)
Vista de la Sierra de Perijá, en el departamento de Cesar, cuyos abruptos cordones, cubiertos de vegetación selvática, forman la frontera entre Colombia y Venezuela.

 

Hidrografía

El dominio que ejercen sobre la orografia las grandes cadenas montañosas es lo que determina en gran medida el sistema hidrográfico colombiano. Los ríos que se originan en las vertientes del sistema andino corren en el mismo sentido norte-sur que las tres cadenas de montañas más importantes del país (las cordilleras Occidental, Central y Oriental).

Por su parte, los ríos originados externamente a las vertientes montañosas distribuyen sus caudales hacia el este y el oeste. Algunos de los ríos más importantes de Colombia se originan en los nudos orográficos, como el macizo Colombiano.

El sistema hidrográfico colombiano se divide en cinco regiones o vertientes hidrográficas denominadas: vertiente del Pacífico; vertiente del Caribe; vertiente del Amazonas; vertiente del Orinoco y vertiente del Catatumbo.

Vertiente del Pacifico

Esta vertiente hidrográfica reune a la mayoria de los ríos que nacen en la cordillera Occidental y desembocan en las aguas del océano Pacífico. Originados en zonas muy húmedas y de abundantes lluvias, son muy caudalosos y de corto recorrido dificultando cualquier navegación fluida.

Vertiente del Caribe

A esta región hidrográfica pertenecen dos de los rios más significativos de Colombia: el Atrato y el Magdalena. Los numerosos afluentes que aumentan el caudal de ambos (el Magdalena recibe las aguas del Cauca, San Jorge, Negro, Sumapaz y Bogotá; y el Atrato las del Murrí, Sucio y Quito entre los principales) y el río Sinú conforman esta vertiente desemboca en las aguas del mar Caribe.

orografia.jpg (157109 bytes)

Vertiente Amazonas

Caracterizada por tierras bajas y planas, esta vertiente atraviesa territorio selvático en la mayor parte de su recorrido. Situada en el sureste de Colombia, sus ríos llevan abundante caudal y tienen grandes longitudes. El Amazonas, por sus características, es el río mas significativo de esta región.

Vertiente del Orinoco

La característica principal de los rios de esta región, que comprende los llanos Orientales, son su elevado caudal y la longitud de sus cursos. En su mayoría son navegables y todos confluyen en el río Orinoco, en Venezuela. Entre los principales afluentes de esta vertiente, se encuentran, Ariari, Meta, Vichada,Arauca,Inírida, Guaviare, Tuparro, Casanare, Cusiana, Guarrojo y Tomo.

Vertiente del Catatumbo

Esta vertiente es la más pequeña del sistema hidrográfico colombiano. Tiene su influencia en la región limitada por la cordillera Oriental y el nudo de Santurbán y sus aguas pertenecen a los ríos y afluentes que atraviesan el departamento Norte de Santander.  Los cursos más importantes que forman esta vertiente son el Sardinata, Zulia, Catatumbo, Oro y Tarra Táchira.

 

Zonas climáticas

Colombia, repartida entre el ecuador y los trópicos se beneficia de esta situación geográfica que le confiere al pais

una rica variedad climática. La diferencia de climas entre las regiones colombianas también son producto de la influencia de las brisas marinas de los océanos Pacífico y Atlántico -el primero baña la mayor parte de sus tierras costeras-, así como del sistema hidrográfico y de la cadena montañosa de los Andes.

Desde las costas hasta las más altas cumbres, cada región cuenta con una característica climática especial. La fisonomía del país, caracterizada por los grandes desniveles orográficos, es la que determina la división en pisos térmicos determinados por la altitud del terreno.

Así, el clima cálido se presenta desde las tierras costeras hasta los 1.000 metros sobre el nivel del mar. La temperatura en esta zona, que comprende el 72% del país, varía entre los 24°C y los 32°C. En esta franja climática se desarrollan los cultivos de caña de azúcar, algodón, y ajonjolí.

El clima templado abarca zonas comprendidas entre los 1.000 y 2.000 metros de altitud y corresponden al 15% del territorio colombiano. Con una temperatura que oscila entre los 18°C y los 24°C, estas regiones se caracterizan por la riqueza du su terreno con una importante producción de café, tabacco, plátano, maíz y yuca.

La regiones con cotas entre los 2.000 y los 3.000 metros de altitud son aquellas en las que impera el clima frío. Las temperaturas en estas zonas alcanzan entre los 8°C y los 18°C. Sus tierras son aptas para los diferentes cultivos entre los que se destacan, por su producción, cebada, trigo, papa, maíz.

El clima paramuno es característico de las zonas montañosas que superan los 3.000 metros de altitud. La temperatura es inferior a los 8°C y tienen un nivel de humedad muy alto.

Las nieves perpetuas son el último piso térmico en colombia. Situadas a partir de los 4.800 metros de altitud, esta zona climática se caracteriza por los llamados nevados.

 

La Vegetación

La flora colombiana es una de las más ricas de América, fundamentalmente por su variedad. La razón se encuentra en la complejidad geológica de su suelo que suma a  la separación de numerosas regiones naturales distintas, una gran diversidad climática.

La riqueza entre las plantas se multiplica con respecto a los árboles. Miles de especies, entre las cuales se cuentan la vainilla o diversos árboles gomíferos, se utilizan para extraer resinas, aceites colorantes o esenciales. Otras variedades son empleadas en la industria farmacéutica de acuerdo con las bondades que se observan e sus contenidos, tal es el caso de la quinina, la zarzaparilla, la ipecacuana.

flower2.jpg (43452 bytes)
La orquídea, flor exótica y muy apreciada en todo el mundo por su perfecta belleza
.

flower1.jpg (41765 bytes)
Heliconia en flor, vistosa planta tropical que crece en el departamento de Amazonia, donde se encuentra una gran variedad de especies.

 

La Fauna

animalslarg.jpg (75514 bytes)
La iguana, es un reptil abundante en las zonas selváticas cercana a los ríos.

La riqueza climática de Colombia y la diversidad de su orografía son las determinantes de la rica fauna que caracteriza las diferentes regiones del país.

En las selvas de la región oriental -y también en las cuencas de los ríos Amazonas y Orinoco- donde prevalece el clima cálido, se encuentran las especies más significativas de la fauna colombiana. Por el contrario, el clima frío de las altas mesetas cordilleranas no permite el desarrollo de una fauna variada y condiciona el número de especies que pueden vivir en la región.

Así, en las ricas zonas de las selvas orientales y en las vertientes hidrográficas del Amazonas y el Orinoco habitan especialmente los perezosos, las zorras mochileras, los osos hormigueros y los grandes herbívoros como el pecarí, el tapir y varias especies de venados. En la misma región viven dos de los grandes roedores del trópico: el agutí y la paca.

animalshormig.jpg (52310 bytes)
Oso hormiguero, vive en los llanos orientales

La región selvática también es el hábitat de la temida serpiente anaconda que, con sus hasta cinco metros de longitud y sus casi 100 kilos de peso, acecha desde la tierra en la que vive mayoritariamente y a veces desde los árboles y los ríos, donde se la puede encontrar, ya que es una muy buena nadadora; sus presas favoritas son las aves y pequeños mamíferos. Otra serpiente que vive en esta zona es la enorme boa constrictor, un depredador que asfixia a sus presas (pequeños mamíferos) rodeandolas con su cuerpo antes de comérselas.

animalsbird.jpg (29154 bytes)
El colibrí

Por su parte, los pájaros representan en la fauna de Colombia una inmensa riqueza, sobre todo en la selva. Entre especies y subespecies hay catalogadas mil quinientos tipos de aves. De esta gran diversidad se destacan, entre otros, el tucán con su vistoso pico y su colorido plumaje, el papagayo, el guacamayo y los colibríies -también Ilamados pájaros moscas-, un ave que se distingue de la mayoría por su pequeño tamaño y el constante aleteo, bate sus alas 80 veces por segundo, que lo mantiene suspendido en el aire mientra liba el néctar de las flores.

También existe en todas las regiones selvática una importante variedad de monos de pequeño tamaño como el barizo, también llamado frailecillo que vive principalmente en la zona de la cuenca del Amazona.

Dos animales de gran envergadura, y de una singular fiereza, reinan en la selva colombiana: el puma y el jaguar, es el felino más grande de América del Sur. Su principal característica son las manchas negras que adornan el interior de los lunares de su piel.

animalscacat.jpg (37099 bytes)
El tucán se caracteriza por ser muy bullicioso.

Una gran variedad de ranas y sapos se suman a las especies más significativas de la fauna colombiana y pueblan los húmedos bosques tropicales y las zonas de las ciénagas. Entre todos se destaca el sapo de Blomberg, el más grande que se conoce, encontrado por el zoólogo sueco R. Blomberg.

Los ríos colombianos también son ricos en peces, con una abundante pesca fluvial con especies como la corvina, bagre, guaracú, tucurané y caloché.

Especies extintas

Mamiferos: Foca del Caribe, lobo o seal: último registro confirmado por un ejemplar visto en 1965 en cayo Albuquerque, archipiélago de San Andrés y Providencia.

Aves: Cira, zambullidor: En 1977 quedaban menos de 100 ejemplares en la laguna de Tota y en 1981 habían desaparecido: en 1982 se confirmó su extinción.

Pato pico de oro: En 1946 era ya muy raro; para 1948 había desaparecido de Cundinamarca, quedando sólo en la laguna de Tota donde finalmente se extinguió en 1951.

Peces: Runcho, pez graso: Confirmado su extinción en 1943.

 

Especies en vias de extinción:

MAMIFEROS: Oso palmero, oso bandera o tamandúa; Ocarro o Armadillo trueno; zorro ajizarco; Perritovenadero; Zorro, Oso negro u Oso de anteojos; Nutria, tigre Real o Tigre Mariposo, Manatí de la costa, Ballena Azúl, Ballena Jorobada, Danta del Chocó, Danta de páramo, Venado Gris, Venado del Cañón del Dagua, Tití gris, tití de cabeza blanca, Mico de noche, Marteja, Mono araña y Puercoespín.

Aves: Gallineta azúl o Perdiz de monte, Choroa, Zambullidor, Bubia Blanca o Booby, Garzó soldado, Flamenco, Pato de parámo, Pato colorado, Pato de corrientes, Zarceta negra, Pato turrio, Gavilán Andapié, Aguila,  Halcón, Pava de monte, Paujil del Caquetá, Guacamaya verde limón, Perio, Loro orejiamarillo, Colibrí, Cardenalito.

Reptiles: Babilla del Apaporis, Caimán negro o Yacaré, Caiman del Magdalena, Shankwa, Tortuga Icotea, Tortuga verde, Galapaga.

Peces: Capitán y Chimbe.

 

Distribución territorial

La mayoría de la población colombiana se concentra en el 45% del territorio, en la zona de la costa Caribe preferentemente y en las grandes áreas montañosa, incluidos sus valles y mesetas. El resto, las dos grandes zonas selváticas del noroeste, en la frontera con Panamá y La Guajira y en la zona oriental y en las sabanas la densidad es tan baja que técnicamente muchos de esos sectores geográficos se dan por despoblados.

Durante las últimas dos décadas Colombia experimenta un proceso de urbanización de la población. En poco más de 50 años se tranformó de un país rural en una nación muy urbanizada. Tal es así que en la primera mitad del siglo el 70% de la población vivía en zonas rurales y en la actualidad ese porcentaje se ha invertido totalmente, el 67% se considera población urbana.

El grado de concentración es tan grande que tan sólo cuatro ciudades, Santafé de Bogotá, Cali, Medellin y Barranquilla, junto con sus áreas metropolitanas, albergan aproximadamente, una tercera parte de la población.

 

Contaminación Ambiental:

Colombia, a pesar de ser un país parcialmente industrializado, presenta graves problemas de contaminación. Ríos como el Bogotá, El Cali, el Medellin y el chicamocha y la Bahía de Cartagena, figuran entre los más contaminados del mundo. El beneficio del café inutiliza innumerables quebradas durante la época de cosecha. La fumigación aérea y la aplicación sobredosificada de pesticidas agrícolas en los valles del Magdalena, Cauca y Cesar causan graves daños a la flora, a la fauna, a los suelos y a la salud humana. La industria sin control y el viejo parque automotor son responsables de los altos nivelesde contaminación del aire en algunas áreas de Bogotá, Cali-Yumbo, Medellín, Cartagena- Mamonal, Sogamoso-Belencito-Nobsa y otras.

El mayor problema ecológico es la deforestación acelerada del bosque tropical húmedo y el inadecuado uso del suelo, causados por el fenómeno de la colonización en zonas de frontera agrícola y el auge de cultivos ilícitos.

                                        Nuevo Atlas de Colombia/ Vanguardia Liberal América Latina